Autor/a
Avelina Tortosa i Moreno
Doctora en Medicina
+

Encéfalo
pP@)

El encéfalo consta de cuatro partes principales: el tronco del encéfalo, el cerebelo, el diencéfalo y el cerebro. 

Ver imagen: Encéfalo 

El tronco del encéfalo consta de tres partes: el bulbo raquídeo, la protuberancia y el mesencéfalo.

 

  • El bulbo raquídeo es la parte del encéfalo que se une a la médula espinal y constituye la parte inferior del tronco encefálico. En el bulbo se localizan los fascículos ascendentes (sensoriales) y los descendentes (motores), que comunican la médula espinal con el encéfalo, además de numerosos núcleos o centros (masas de sustancia gris) que regulan diversas funciones vitales, como la función respiratoria, los latidos cardíacos y el diámetro vascular.
  • La protuberancia está situada inmediatamente por encima del bulbo y, al igual que el bulbo, está compuesta por núcleos y fascículos ascendentes (sensoriales) y descendentes (motores).
  • El mesencéfalo se extiende desde la protuberancia hasta el diencéfalo y, al igual que el bulbo y la protuberancia, contiene núcleos y fascículos.

En el tronco del encéfalo también se sitúa la formación reticular. Este sistema se encarga de mantener la conciencia y el despertar.

El cerebelo ocupa la porción posterior inferior de la cavidad craneal. La función principal del cerebelo es la coordinación de los movimientos, la postura y el equilibrio.

El diencéfalo se sitúa entre el tronco del encéfalo y el cerebro. Consta de dos partes principales: el tálamo y el hipotálamo:

  • El tálamo realiza una función esencial en la conciencia y la adquisición de conocimientos, lo que se denomina cognición, así como en el control de las emociones y la memoria.
  • El hipotálamo es uno de los principales reguladores de la homeostasis (control de la hipófisis, la temperatura corporal y los ritmos cardiacos).

El cerebro constituye la mayor parte del encéfalo y se apoya en el diencéfalo y el tronco del encéfalo. Consta de la corteza cerebral (capa superficial de sustancia gris), la sustancia blanca (subyacente a la corteza cerebral) y los núcleos estriados (situados en la parte más profunda de la sustancia blanca).

 

Áreas funcionales de la corteza cerebral

Las funciones del cerebro son numerosas y complejas. En general, el córtex se divide en tres grandes áreas funcionales: áreas sensoriales (reciben e interpretan impulsos relacionados con las sensaciones); áreas motoras (inician movimientos), y áreas de asociación (funciones de integración más complejas, como memoria, emociones, etc).

 

Sistema límbico

El sistema límbico se compone de un anillo de estructuras que rodea la parte superior del tronco del encéfalo, en el borde interno del cerebro y el suelo del diencéfalo. Su función primordial es el control de emociones, como el dolor, el placer, la docilidad, el afecto y la ira.

 

Dominancia cerebral

Aunque los hemisferios derecho e izquierdo son razonablemente simétricos, existen diferencias funcionales entre ellos, debido a que, a pesar de compartir muchas funciones, también se especializan en otras. Por este motivo, existe una dominancia del hemisferio izquierdo en el lenguaje hablado y escrito, en las habilidades numéricas y científicas y en el razonamiento. A la inversa, el hemisferio derecho es más importante en las habilidades musicales, en la percepción espacial o en el reconocimiento del propio cuerpo.

Ver imagen: Áreas funcionales de la corteza cerebral

p Leer más...

Médula espinal
P@)

La médula espinal se localiza en el conducto raquídeo de la columna vertebral. Por su parte inferior acaba en forma de cono (cono medular), debajo del cual se encuentra la cola de caballo (conjunto de raíces motoras y sensitivas lumbares y sacras). La médula consiste en 31 segmentos espinales y de cada segmento emerge un par de nervios espinales. Los nervios espinales o raquídeos constituyen la vía de comunicación entre la médula espinal y la inervación de regiones específicas del organismo. En el centro de la médula existe un canal o conducto con líquido cefalorraquídeo llamado epéndimo.

Meninges
P@)

El SNC (encéfalo y médula espinal) está rodeado por tres capas de tejido denominadas meninges. Hay tres capas meníngeas: 

  1. Duramadre: Es la capa más externa y la más fuerte. 
  2. Aracnoides: Está por debajo de la duramadre. Entre esta meninge y la duramadre está el espacio subdural. 
  3. Piamadre: Es una capa muy fina y transparente que está íntimamente adherida al sistema nervioso central, el cual recubre. Entre la aracnoides y la piamadre se halla el espacio subaracnoideo, que contiene líquido cefalorraquídeo.

Líquido cefalorraquideo y sistema ventricular
P@)

El líquido cefalorraquídeo (LCR) es transparente e incoloro; protege el encéfalo y la médula espinal contra lesiones químicas y físicas, además de transportar oxígeno, glucosa y otras sustancias necesarias. Este líquido se produce en unas estructuras vasculares situadas en las paredes de los ventrículos llamadas plexos coroideos. El LCR circula de manera continua a través de los ventrículos (cavidades del encéfalo), el epéndimo y el espacio subaracnoideo.

3 Valoraciones, valoración media 5,0 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 30/05/16 09:30h