Autor/a
Julia Reiriz Palacios
Doctora en Medicina
+

Descripción
pP@)

El páncreas está formado por dos tipos de células con funciones diferentes: las células que producen las secreciones exocrinas, que son secretadas al duodeno e intervienen en la digestión (constituyen el llamado páncreas exocrino) y las células que producen las secreciones endocrinas y que constituyen unos islotes celulares o islotes de Langerhans (constituyen el llamado páncreas endocrino).

 

En estos islotes se encuentran tres tipos de células: las células alfa, que secretan glucagón; las células beta, que secretan insulina, y las células delta, que secretan somatostatina. Las estrechas relaciones entre los distintos tipos de células de los islotes permiten la regulación directa de la secreción de algunas de las hormonas por las demás. Así, la insulina inhibe la secreción de glucagón y la somatostatina inhibe la secreción de insulina y de glucagón.

p Leer más...

Insulina
pP@)

Efectos metabólicos

Las células beta de los islotes de Langerhans contienen gránulos rellenos de insulina y expulsan su contenido a la sangre. La insulina se vierte en la sangre de la vena porta, de modo que la sangre que llega al hígado por esta vía la transporta en una concentración elevada. Es, por tanto, en el hígado donde ejerce su principal influencia en el metabolismo de los hidratos de carbono, aunque también en el músculo y el tejido adiposo.

 

 

Secreción. Regulación

El principal elemento regulador en la secreción de insulina son los niveles de glucosa en el plasma (glucemia). La glucosa actúa directamente sobre las células beta de los islotes pancreáticos y estimula la secreción de insulina. Durante el ayuno, cuando la glucosa en el plasma es relativamente baja, la insulina apenas es detectable en la sangre. Después de una comida normal, la secreción de insulina aumenta a medida que aumenta la glucosa en el plasma, y alcanza unos niveles máximos entre 30 y 60 minutos después del inicio de la comida; llega a aumentar entre 3 y 10 veces su nivel basal. 

Ver imagen: Relación entre insulina y glucosa

p Leer más...

Glucagón
P@)

Efectos Metabólicos

El glucagón es sintetizado y liberado por las células alfa de los islotes de Langerhans del páncreas y, al contrario que la insulina, eleva el nivel de glucosa en la sangre. Es decir, es una hormona hiperglucemiante. Igual que la insulina, su período de vida media en el plasma es de unos seis minutos. Su principal tejido diana es el hígado.

 


Secreción. Regulación

El principal estímulo para la liberación de glucagón son los niveles bajos de glucosa en el plasma o hipoglucemia. De modo que la insulina y el glucagón actúan en un sentido contrario.

Glucemia. Regulación e importancia de una regulación exacta
pP@)

La función principal del páncreas endocrino es regular la glucemia o los niveles de glucosa en el plasma. En una persona normal la glucemia está controlada dentro de límites muy estrechos, entre 70 y 140 mg/100 ml de sangre (4-8 mmol por litro). La insulina es la única hormona capaz de disminuir los niveles de glucosa en el plasma y el glucagón es la hormona hiperglucemiante más importante. Los sistemas de regulación de la glucemia actúan rápidamente después de una comida y devuelven su valor a cifras normales, por lo general, dos horas después de la última absorción de carbohidratos.

 

El hígado funciona como un importante sistema amortiguador de la glucemia. Es decir, el hígado retira la glucosa de la sangre cuando está presente en exceso después de una comida, y la devuelve a la sangre cuando es necesaria entre comidas.

 

Es vital para el organismo conservar constante el nivel de glucemia, puesto que la glucosa es el único nutriente que puede ser utilizado por ciertos tejidos, como el sistema nervioso central, la retina y el epitelio germinal, en cantidades suficientes para proporcionarles la energía que necesitan.

- Sistema digestivo, páncreas

p Leer más...

14 Valoraciones, valoración media 4,1 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 27/05/15 10:55h